El PAPEL DE LOS VIDEOJUEGOS EN EL DESARROLLO DE LOS NIÑOS

Para aquellos padres que ya estén pensando en ayudar a sus hijos a escribir la carta a los Reyes Magos y que comprueben que la preferencia por parte de los niños sobre el uso de videojuegos supera a cualquier otro medio de entretenimiento y esto les preocupe, hoy vamos a fijarnos en los beneficios que éstos pueden tener.
En los últimos años se han llevado a cabo multitud de estudios donde se ratifican argumentos a favor de los videojuegos siempre que se juegue con moderación.
Por ejemplo, Marc Prensky, especialista en educación y aprendizaje, señala, entre otros beneficios, que los videojuegos permiten a los niños correr riesgos cuyas consecuencias sólo se dejan notar en el juego, de modo que se acostumbran, sin exponerse a un peligro real, a tomar decisiones de manera rápida y a resolver problemas en situaciones de tensión. Todo ello les prepara para convertirse, en el futuro, en mejores profesionales.
Otro de los beneficios es que, a diferencia de la lectura de libros en la que el lector permanece pasivo, en los videojuegos se trata de resolver problemas, superar pruebas…de actuar. Los niños aprenden a perder antes que a ganar y a no frustrarse si quieren lograr objetivos. Los videojuegos enseñan a ser constantes, tenaces, a asumir riesgos…. En general, jugar con videojuegos puede estimular habilidades cognitivas como:

  • La capacidad de resolución de problemas
  • La capacidad de atención y concentración (su uso moderado)
  • La coordinación viso-motora
  • La orientación espacial
  • La creatividad, la capacidad de imaginación
  • El establecimiento de metas y tareas
  • El razonamiento lógico y deductivo (en los juegos de estrategia)
  • El desarrollo de la memoria

Aunque cada vez se demuestren más beneficios en el uso de los videojuegos en el desarrollo de los niños, el papel de los padres es fundamental. Lo que los padres tienen que controlar es el uso indiscriminado y prolongado y desde luego los contenidos (violentos, sexistas….) adecuados a cada edad.
Fomentar y enseñar un uso responsable, favorecer hábitos saludables y educar y reforzar alternativas de ocio (deporte, música, lectura…) El ocio digital es una realidad y para perderle el miedo, lo mejor es jugar con nuestros hijos, escogiendo bien el videojuego y las condiciones para usarlo, poniendo normas y disfrutando también de este tipo de ocio en familia.
Araceli González Martín. Equipo Beck Psicología.