BIBLIOGRAFIA

KATHLEEN PARKER
Periodista estadounidense, perteneciente a la plantilla del diario The Orlando Sentinel. Su columna se publica en más de 300 diarios de los Estados Unidos, desde Alabama hasta Hawai. No duda, cuando es preciso, en denunciar los abusos que se cometen contra los padres separados y sus hijos ni en condenar abiertamente las falacias y excentricidades del feminismo de género. Y tampoco en advertir a la sociedad del problema que se está incubando al privar a los padres separados del derecho humano básico a ser padres, como puede verse en los siguientes fragmentos de su artículo Divorced dads ready to wage a revolution [“Los padres divorciados, listos para emprender la revolución”], publicado en The Orlando Sentinel el 10 de octubre de 1999: “No es posible exagerar la magnitud de la cólera, del dolor y de la frustración existentes entre los cientos de miles, tal vez millones, de hombres que constituyen ya lo que podríamos llamar Movimiento por la Paternidad.
He conocido a muchos de ellos, he hablado con ellos y los he escuchado.
Esos médicos, abogados, psicólogos, miembros de grupos de presión y trabajadores no son una masa insignificante. Muchos tienen un alto grado de preparación; el número de los que deciden organizarse va en aumento; y todos actúan movidos por una exasperación de resultados imprevisibles y cuya importancia no debería menospreciarse. Han alcanzado el punto de ebullición -afirman- y agotado todas las posibilidades del sistema. […]Creo en la sinceridad de esos hombres, en su deseo de compartir la vida de sus hijos, en su sentimiento de que han sido maltratados por unos tribunales que adjudican los niños a sus madres como si fueran muebles y tratan a los padres como meros proveedores económicos. La inquietud y la tristeza son respuestas razonables a ese sentimiento y al hecho de que el 82 por ciento de los hijos de familias divorciadas apenas si tienen más relación con su padre que el derecho de visita. Según el censo de 1989, el 37,9 por ciento de los padres (varones) divorciados no tienen acceso a sus hijos. […] Si privasen sistemáticamente a las madres de sus hijos, les prohibiesen la entrada en su casa y las metiesen en la cárcel en caso de no pagar unas sumas exorbitantes, veríamos correr la sangre por las calles. Y, curiosamente, ellas seguirían contando con la compasión del público. Los hombres no suscitan esa compasión. […] Estamos obrando mal, al mantener un sistema que convierte a las parejas que se divorcian en enemigos, a los tribunales en campos de batalla, a los jueces en árbitros de problemas más emocionales y psicológicos que jurídicos, y a los niños en rehenes canjeables por dólares.

El régimen de divorcio es contrario al sentido común y está moralmente desacreditado, por lo que debe reinventarse a sí mismo antes de que las palabras revolucionarias se conviertan en acciones. Lo que piden los grupos organizados de padres no es reprobable o malévolo, sino razonable y justo para sus hijos. ¿Quién de nosotros podría reprochar a un hombre arbitrariamente privado de su propio hijo que grite y proclame que le han tendido una trampa?”
Entre tantos artículos dedicados a la causa de los padres separados y sus hijos, Kathleen Parker no podía faltar a la cita con Clayton Giles, el muchacho canadiense de catorce años que, en enero de 2001, mantuvo una huelga de hambre para reivindicar el derecho a convivir con sus dos progenitores divorciados, y que en la primavera de ese año atravesó todo el Canadá en bicicleta para llamar la atención sobre el problema de los hijos de separados. En su artículo Clayton Giles has a point [“Clayton Giles tiene razón”], publicado en The Orlando Sentinel el 31 de enero de 2001, Kathleen Parker -que prometió a Clayton contar su historia a condición de que éste empezase de nuevo a comer- denuncia una vez más la despreocupación de las autoridades por el interés y los derechos de los hijos, “víctimas diarias de los tribunales y los jueces, que tratan a los niños como si fueran objetos, concediendo la custodia a uno u otro de los progenitores, a pesar de que los niños aman y necesitan a ambos”.
ENLACES DE REFERENCIA:
 Sitio web de K. Parker: http://www.kparker.com
 Recopilación de columnas recientes en The Orlando Sentinel
 Recopilación de artículos de Kathleen Parker en la revista Jewish World Review
 Recopilación de artículos de Kathleen Parker en TownHall.com
 Protests from good dads deserve a hearing
 Sorry, guys, Faludi is no friend of yours
 Fathers fight paternity fraud
 Trapping dads
 Turning tables: women batter men, too
 Calling for a cease-fire in the gender war
 Scouting out new absurdities in the gender war
 Don’t Throw the Book At All Deadbeat Dads

PABLO MIRELL
El pseudónimo de Pablo Mirell abarca diversas colaboraciones coordinadas de distintos miembros y simpatizantes de la Agrupación Granadina de Madres y Padres Separados (Canaletas-Alhambra), reunidas bajo el título “El hembrismo, sumidero de la desdicha” en un libro publicado en 1998 para circulación interna de las asociaciones de padres y madres separados. En sus páginas se hace un planteamiento valiente, insólito y nada conformista con la moral social imperante, del que se nos advierte ya en el arranque del prólogo: “¿Cómo escribir el libro más impopular del mundo? El lector está a punto de descubrirlo a medida que vaya leyendo estas páginas: y es que la verdad no es agradable, sobre todo si va en contra de las reglas establecidas del juego, del ‘establishment’.”
El libro empieza haciendo una descripción general de la situación que se ha creado tras la degeneración del feminismo en hembrismo, término acuñado por analogía con el denostado machismo: el hembrismo es al mundo de las mujeres lo que el machismo al de los hombres. Mediante ejemplos de la vida cotidiana se describe el “caldo de cultivo” en que germinan la arbitrariedad y la presión ejercidas contra el hombre, desde los mensajes subliminales o explícitos de la publicidad hasta los casos de falsas denuncias de acoso o abuso sexual que han arruinado la vida de los acusados, pasando por el martilleo cotidiano de estadísticas desmesuradas y absurdas sobre la discriminación femenina.
Asimismo, en el libro se pasa revista a los tópicos más frecuentes sobre esa supuesta discriminación, que una sociedad sumida en la superabundancia y el bienestar y carente de todo reflejo crítico acepta sin rechistar. “¡Basta ya de opresión!”, es la nueva consigna “feminista” universalmente aceptada, y en virtud de ella, se supone que los varones de hoy tienen que pagar, no sólo su “natural tendencia a la explotación de la mujer”, sino la de sus antepasados.
Y las mujeres deben cobrarse las facturas pendientes, no sólo de los últimos años, sino también, de paso, de los últimos siglos, en nombre de sus madres, abuelas y bisabuelas. Con esa mentalidad, el nuevo ideal feminista de mujer ha pasado de ser el prototipo más genuino de héroe, con una sabia combinación de renuncia y logros, a ser una caricatura de personaje ambicioso cuyos logros son exclusivamente mensurables en términos monetarios o de poder. De lo sublime a lo ridículo.
Fruto de ese caldo de cultivo es el hembrismo, una actitud vital que se define a través de varias características poco halagüeñas:
a) cinismo sin límites, rasgo primordial de las hembristas, que nunca están dispuestas a reconocer un error;
b) resentimiento, característica asociada a la propia conciencia de la mezquindad de los planteamientos hembristas;
c) agresividad: las hembristas son polemistas, buscan la confrontación a toda costa y mantienen una actitud de acusación continua;
d) falta de escrúpulos y disposición para destruir los cimientos de cualquier relación sin valorar las consecuencias del desastre (por ejemplo, para los hijos), o para apuntarse a la nueva moda de la maternidad en solitario, sin importarles la semiorfandad del hijo; d) despotismo, propio de personas convencidas de que siempre tienen razón mientras que todos los demás están equivocados;
e) feminismo a ultranza, plasmado en expresiones como “mi cuerpo es mío”, “tengo derecho a realizarme”, “el hombre nos oprime”, etc. Por supuesto, el hembrismo no es una actitud exclusivamente femenina, sino que también son frecuentes los varones que adoptan posiciones hembristas radicales y que se pondrán siempre del lado de la mujer, tenga o no razón, porque es la moda o, tal vez, como forma de sublimar su machismo latente: a fin de cuentas, los extremismos siempre acaban por darse la mano. ¿En que se parece el hembrismo al feminismo?, se pregunta el autor.
En nada, es la respuesta. El feminismo auténtico se esfuerza por comprender a los hombres tanto como a las mujeres y por situar a ambos en un plano de igualdad. Las verdaderas feministas piden los mismos derechos que los hombres al tiempo que reclaman sus mismas obligaciones, y critican tanto las carencias del varón como las suyas propias.
El feminismo no se complace en fingir que las mujeres son las víctimas de este mundo, y renuncia a explotar en su favor cualquier tipo de discriminación ajena. Razona y es tolerante. Trabaja duro y con coherencia y sensibilidad. Yerra, como toda iniciativa humana, pero es capaz de reconocer sus yerros. Entre feminismo y hembrismo no existe nada en común.
El libro aborda, a lo largo de varios capítulos, las dificultades de la convivencia en pareja y las consecuencias de las rupturas, especialmente cuando hay hijos de por medio.
En sus páginas se analiza el marco legal del divorcio, se presentan datos estadísticos y se exponen las experiencias personales de las “víctimas” por antonomasia del divorcio: los padres separados y sus hijos. A través de numerosos relatos de los propios protagonistas nos familiarizamos con la hondura de lo que algún autor ha denominado “la más grave violación de los derechos humanos en Occidente”.
Y aprendemos a respetar la regla de oro que sirve de divisa al libro y que debe inspirar siempre las acciones de las madres y los padres separados: “Querer a un hijo no es obligarlo a vivir con nuestras “verdades”, sino ayudarle a que pueda vivir sin nuestras mentiras” Enlaces de interés:
 Más sobre los padres y los hijos (capítulo VII del libro “El hembrismo, sumidero de la desdicha”)
 Agrupación Granadina de Madres y Padres Separados (Canaletas-Alhambra)
JOHN ARCHER
El profesor John Archer, psicólogo de la Universidad del Lancashire Central y presidente electo de la Sociedad Internacional de Investigaciones sobre la Agresión, autor de numerosas investigaciones sobre temas de violencia doméstica, ha publicado recientemente (septiembre de 2000) uno de los más importantes estudios realizados hasta la fecha sobre el tema de la violencia doméstica.
En él llega a la conclusión de que, si bien algunas mujeres son víctimas de casos graves de violencia doméstica, hay datos que ponen en entredicho la propaganda ofensiva que demoniza a los hombres y minimiza u oculta el hecho de que las mujeres pueden ser igualmente violentas, si no más, distorsión que ha costado a muchos hombres sus casas y sus hijos.
En su mayor parte, las investigaciones sobre violencia doméstica están viciadas y se basan sobre todo en muestras sesgadas, resultantes de preguntar sólo a las mujeres de los albergues por sus experiencias de violencia, por ejemplo, o tratando las acusaciones de violencia como si fuesen pruebas.
Las investigaciones más fiables son las que preguntan tanto a hombres como a mujeres si han sido a la vez víctimas y autores de violencia sobre sus cónyuges o parejas, y sus conclusiones ponen de manifiesto un cuadro muy diferente del estereotipo feminista de matones masculinos y víctimas femeninas.
En efecto, el profesor Archer ha mostrado en su reciente análisis, con datos procedentes de casi 100 estudios británicos y estadounidenses y una muestra total de 34.000 hombres y mujeres, que las mujeres son más propensas que los hombres a iniciar las agresiones contra sus esposos o compañeros y atacan con mayor frecuencia; en su mayor parte, la violencia consiste en respuesta a esas agresiones.
Los resultados del estudio han mostrado que no es cierto que las mujeres ataquen a los hombres sólo para defenderse. Como ejemplo, se menciona este dato: un 29 por ciento de las universitarias admiten que han iniciado agresiones contra un compañero varón. Según Archer, los hombres se retienen y soportan un elevado nivel de violencia por parte de sus esposas o compañeras.
En realidad, dice, las mujeres se sienten animadas a ser violentas hacia los hombres, confiadas en que ellos no les devolverán la agresión. Lo que ocurre es que, cuando los hombres responden, su mayor fuerza los predispone a causar lesiones más graves, en comparación con las mujeres.
Aún así, el profesor Archer pudo constatar que no menos de la tercera parte de las personas con lesiones visibles resultantes de la violencia doméstica eran hombres. “Las mujeres son ligeramente más propensas (d = -.05) que los hombres a emprender uno o más actos de agresión física y a recurrir a dichos actos más frecuentemente. Los hombres son más propensos (d = .15) a infligir lesiones y, en general, el 62% de las personas lesionadas por su pareja eran mujeres”, concluye el profesor Archer.
“El metanálisis de estudios sobre la violencia en el matrimonio y en la pareja pone de manifiesto que ambos sexos muestran violencia en sus relaciones, aunque las mujeres tengan más probabilidad de resultar lesionadas”, afirma Irene Hanson Frieze, de la Universidad de Pittsburgh, en su comentario sobre el estudio de Archer. Por su parte, K. Daniel O’Leary, de la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook, señala: “La conclusión de J. Archer (2000), según la cual es ligeramente más probable que las mujeres, y no los hombres, inicien la agresión física en sus relaciones de pareja, aunque sufran más lesiones, es razonable y se basa en muestras representativas.
Sin embargo, sus conclusiones provocarán reacciones negativas, ya que no coinciden con los datos y la creencia de que los hombres son generalmente más agresivos que las mujeres. […] Los estudios examinados por Archer proporcionan datos convincentes que indican que la agresión física ejercida por mujeres ha de tomarse en serio si existe un deseo sincero de impedir los malos tratos en la pareja.”
El informe de John Archer, titulado “Diferencias por sexos en las agresiones entre parejas heterosexuales: un examen metanalítico” (Sex Differences in Aggression Between Heterosexual Partners: A Meta-Analytic Review) puede solicitarse a la American Psychological Association a través de su sitio web en esta dirección: http://www.apa.org/journals/bul/900ab.html. Asimismo, puede descargarse en formato .pdf desde: http://www.maennerbuero-trier.de/Archer%20(1).zip. Enlaces a algunos de los periódicos ingleses que se hicieron eco del informe tras su publicación.
 The Sunday Times (19 de noviembre de 2000): Man beaters behind closed doors (“Agresoras de hombres a puerta cerrada”).
 The independent (12 de noviembre de 2000): Women are more violent, says a study (“Las mujeres son más violentas, según un estudio”).
SERGE PRENGEL
Es autor del libro Still a Dad: the divorced father’s journey [“Aún papá: el viaje de un padre divorciado”]. El drama que el autor de este libro ha vivido y relata para nosotros se repite cada mes, tal vez cada semana, miles de veces en todo el mundo occidental.
¿Cómo puede un padre separado hallar una salida igualitaria y justa en el laberinto de un proceso de divorcio en que una de las partes lo pierde todo en favor de la otra?
¿Por qué un hombre casado tiene derecho a establecer el presupuesto y los gastos destinados a la crianza de los hijos, mientras que un hombre divorciado ha de realizar sustanciales pagos anticipados a su ex mujer sin que nadie le diga cómo se utiliza ese dinero?
¿Cómo puede el régimen de visitas constituir una medida favorable para “el mejor interés del niño”, si su efecto es convertir al padre en tío de su hijo? Estas son algunas de las preguntas sin respuesta que se formulan en este libro “conmovedor e intimista, aunque basado en datos y escrito con honradez”, según palabras de Warren Farell. Enlaces de interés:
 Still a Dad: The Divorced Father’s Journey (reseña por J. Steven Svoboda)
 http://www.divorcedfather.com/stilladad/book/
WENDY McELROY
Periodista y escritora de ideología libertaria (¿feminista libertaria?), fundadora del movimiento Independent Feminists (“Feministas independientes”, cuyo principal cauce de expresión es ifeminist.com).
En su artículo The Mother of All Myths [“La madre de todos los mitos”] describe el origen del mito, generalmente aceptado como verdad, según el cual una de cada cuatro mujeres ha sido objeto de violencia sexual. Según McElroy, ese mito (o sea, falacia) procede de un estudio realizado en 1987 por Mary Koss, por encargo de uno de los apóstoles mayores del feminismo de género, Gloria Steinem. Sin embargo, la propia Mary Koss reconoce que el 27,5 por ciento de las mujeres consideradas como víctimas ni siquiera tenían conciencia de haber sido objeto de abuso alguno, y el 40 por ciento de todas las consideradas como víctimas habían seguido formando pareja o saliendo con sus presuntos violadores.
Sin embargo, las conclusiones de ese estudio se consideraron desde entonces dogma de fe y se esgrimieron sistemáticamente en todas las batallas de la gran cruzada de tergiversación feminista. Pensará el lector que, incluso si se deducen esos porcentajes (27,5 y 40 por ciento), aún queda un buen margen de violaciones, es decir, si no una-de-cada-cuatro, al menos bien podrían ser una-de-cada-tres.
Pues se equivocan. Porque ahí entra en juego el concepto de violación utilizado en ese inviolable estudio y, en general, en todos los estudios y artículos subsiguientes.
El concepto clásico de violar como “tomar por la fuerza” pasó a ser sustituido por el más vago de “tomar sin consentimiento”.
Distinción aparentemente superficial, pero de gran calado práctico. A veces las palabras parecen dictadas por el mismo diablo, porque mientras que tomar por la fuerza conlleva lucha, ropa desgarrada, moratones, lesiones, gritos e informes policiales, tomar sin consentimiento consiste en “cualquier acto físico, visual, verbal o sexual que la mujer perciba, en ese momento o más tarde, como una amenaza, una invasión o una agresión que pueda herirla o degradarla o hacerle perder la capacidad de controlar el contacto íntimo”.
O sea, cualquier cosa. Dicho y hecho. Como ejemplo, la autora cita las normas de la Universidad de Columbia, donde una mujer puede arruinar la carrera de cualquier varón (alumno o profesor) con una denuncia basada en ese concepto de violación, que será aceptada incluso cinco años después de ocurridos de los supuestos abusos. Reflejo de esa filosofía es la VAWA (Violence Against Women Act – Ley sobre la violencia contra la mujer, de 1994), ley ominosa que incluso permite a la supuesta víctima entablar un proceso civil, en el que, a diferencia de la vía penal, no se exigen pruebas fehacientes y apenas si se requieren indicios, y exigir el resarcimiento monetario de daños y perjuicios (un buen aliciente para presentar denuncias). Pero la guinda de la tarta es la confesión final de la propia McElroy. “Como mujer que ha sido violada, nunca restaré importancia a la necesidad de impedir la violencia sexual.
Al contrario. Lo que me preocupa es la trivialización de la violación que tiene lugar cuando unos comentarios “groseros” se consideran agresión. Me preocupa el peligro de los estudiantes varones cuya libertad de expresión –ya apenas ejercida- se trata como un ataque físico. O el hecho de que sea posible alegar un supuesto ataque sin necesidad de pruebas”.
En su artículo “The Great Lie” (“La Gran Mentira”), publicado en diversos medios en abril de 2003, Wendy McElroy nos ofrece esta visión de las soluciones feministas: “Es necesario que las mujeres de hoy asuman el control de sus vidas. Pero el tipo de feminismo que celebra a “la víctima” como símbolo de la feminidad hace más difícil que las mujeres crean en su propia capacidad. En todas partes y en todo momento se describe a las mujeres como víctimas de los hombres, de la estructura de clases, de la tecnología, de los poderes públicos, del libre mercado, de la familia, de la iglesia, de los valores occidentales, etc.
Esta Gran Mentira constituye un obstáculo para que las mujeres tengan conciencia de su capacidad, al menos de tres modos.
En primer lugar, las “soluciones” propuestas y buscadas por la mayoría de las feministas no han reducido la dependencia de la mujer, sino que la han aumentado. Es posible que las mujeres tengan ya una gran presencia en ámbitos como el universitario. Pero tales avances están firmemente vinculados a leyes y políticas impuestas, tales como las medidas de acción afirmativa, que imponen cuotas.
El claro mensaje de esas leyes y políticas es que las mujeres no pueden competir con los hombres en el libre mercado y que las mujeres necesitan ayuda gubernamental para triunfar. […] La Gran Verdad es que las mujeres de nuestra sociedad constituyen una de las clases más privilegiadas y poderosas del planeta. El problema es convencer a las mujeres de su capacidad. La “mujer como víctima” es una idea obsoleta que debe ser sustituida por la idea de la mujer como superviviente y triunfadora.” Enlaces de interés:
 Sitio web de Wendy McElroy
 ifeminists.com (revista electrónica dirigida por Wendy McElroy)
 Are Fathers’ Rights a Factor in Male Suicide?
 Marriage and the Family: An Ideological Battleground (Extracto del libro Sexual Correctness: The Gender-Feminist Attack on Women)
 The New Mythologie of Rape (parte I)
 The New Mythogie of Rape (parte II), artículos de Wendy McElroy
 http://www.equityfeminism.com/faq/people/wendy_mcelroy.html
 Redefining Domestic Violence
 World Bank or World Government?
 Flawed Court Report Reveals Feminist Desperation
 When Is It Rape?
“No es posible establecer la igualdad con los hombres mediante la introducción de privilegios de género para las mujeres en las leyes” (ifeminists.com, Introducción)
JACK KAMMER
Jack Kammer se define a sí mismo “como un hombre normal que cree que los hombres tienen derecho a disfrutar de tanta felicidad, alegría, libertad, equidad y dignidad en su vida como las mujeres en la suya”.
En su libro If Men Have All The Power How Come Women Make The Rules [“Si los hombres tienen todo el poder, ¿por qué las mujeres dictan las normas?”], que puede descargarse gratuitamente desde Internet (en versión inglesa o francesa), ofrece una larga serie de reflexiones, numeradas de 1 a 125, expresadas de forma concisa, a veces como simples aforismos, y corroboradas por explicaciones del propio autor o citas de otros autores. Un libro ameno y breve -como indica el autor, se lee en unos 75 minutos- en que se juzgan con acidez las ideas preconcebidas de nuestro tiempo sobre las relaciones entre los sexos y se dejan al desnudo sus tabúes. Desmitificador, irrespetuoso y políticamente incorrecto puede gustar tanto a los hombres como a las mujeres, eso sí, a condición de que tengan cierto sentido del humor y suficiente oído para distinguir lo grave de lo irónico.
En todo caso y como medida de precaución, abstenerse feministas recalcitrantes. He aquí algunos botones de muestra traducidos al español.
PATRICIA HAUSMAN
Psicóloga y nutricionista, autora de libros de éxito (cuyas tiradas suman millones de ejemplares) y miembro de la Junta Consultiva Nacional del International Women Forum.
En sus artículos combate frecuentemente los planteamientos victimistas del feminismo radical, en los que ve un subterfugio para seguir disfrutando los réditos de la supuesta discriminación de la mujer: cargos, subvenciones, cuotas, lenidad judicial, etc. “Tal vez nunca lleguemos a saber lo que buscan realmente las líderes del feminismo radical. Pero podemos estar seguros de una cosa: desean seguir con su negocio”, dice en uno de sus artículos. En su estudio Plenty of Nonsense [“Plenitud de disparates”], respuesta a otro estudio titulado “La tierra de la plenitud”, pone en tela de juicio las afirmaciones feministas sobre la supuesta falta de oportunidades de la mujer en el terreno científico, y demuestra con datos y cifras la falta de seriedad y credibilidad de tales afirmaciones.
En otro estudio, Confession Without Guilt? [“Confesión sin culpable”] demuestra la falacia de la supuesta discriminación contra el profesorado
universitario femenino, tomando como referencia la situación del Instituto de Technología de Massachusetts.
Algunos artículos:
 I Am Woman, Hear Me Whine [“Soy mujer, oíd cómo me quejo”]  Mr. Rogers’ Military [“El ejército del Sr. Rogers”]  Women Who Whine Too Much [“Mujeres que se quejan demasiado”]  A bias against boys [“Sesgo contra los chicos”]  Liberté! Egalité! Stupidité! [“Libertad, igualdad, imbecilidad”]
SANDFORD BRAVER
Es autor del libro Divorced Dads: Shattering the Myths [“Padres divorciados: mitos que saltan en pedazos”]. El libro de Braver, resultado de un estudio de 8 años de duración que abarcó a 1.000 ex parejas estadounidenses, llega a la conclusión de que prácticamente todas las creencias de la sociedad acerca de los padres (varones) divorciados son rotundamente falsas.
Por ejemplo, es erróneo pensar que los padres no suelen pagar las pensiones o que los hombres casados con mujeres de mediana edad inician el divorcio para irse con otras más jóvenes, ya que “la más importante causa de impago de la pensión alimenticia es la pérdida del empleo” y “dos de cada tres divorcios son promovidos por la mujer”.
En cuanto a los factores que han determinado la ruptura matrimonial, “la violencia o los malos tratos están asombrosamente ausentes, …y predominan factores menos dramáticos, tales como ‘el distanciamiento gradual’, ‘las diferencias del modo de vida’, ‘la sensación de no ser amado(a)’ y ‘la incapacidad de un cónyuge para atender las necesidades del otro'”. Entre los padres (varones) entrevistados, “ni uno sólo admitió que el sistema le hubiera favorecido en lo más mínimo”, según el informe de Braver, mientras que “el número de madres que opinó que el divorcio favorecía a la mujer fue tres veces superior al de madres que opinaron que favorecía al hombre”. Otro dato frecuentemente omitido en muchos estudios es el de las causas de la desvinculación entre el padre y los hijos.
“Los que han perdido contacto con sus hijos -afirma Braver- han sido, en general, alejados por su ex esposas, muchas de las cuales han reconocido abiertamente que obstruyen el contacto entre sus hijos y su ex marido”.
Aunque la mayoría de las mujeres se oponen, en principio, a compartir la custodia legal de los niños, Braver afirma que las ventajas de esa solución para los niños son tan innegables “que la mayoría de los grandes investigadores se han sumado ya al llamamiento para apoyarla”. Los niños que se hallan en una situación de custodia compartida “están considerablemente mejor adaptados y muestran menos problemas de comportamiento, conductas impulsivas, depresión o tendencias antisociales que los niños en régimen de custodia exclusiva”.
Enlaces de interés:
 Sins of the Fathers, artículo de Stephen Baskerville
 Book rebuts divorced dad myths (artículo de Cathy Young publicado en The Detroit News)
 http://www.dadi.org/braver.htm
JORGE LUIS FERRARI
Nació en Mendoza (Argentina) en 1955. Comenzó Sociología en la Facultad de Ciencias Políticas. En 1996, fue expulsado de la Universidad Nacional de Cuyo por los profesores que acompañaron la gestión de la dictadura militar. Continuó sus estudios en Francia, donde obtuvo la Licenciatura en Ciencias de la Educación en la Universidad de Toulouse-Le Mirail y la Maestría en la Universidad de Burdeos. Ha trabajado en la docencia y ha participado intensamente en la actividad social y política de su país.
Es autor de numerosos artículos publicados en distintos medios. Es padre. En su libro “Ser padres en el tercer milenio”, Jorge Luis Ferrari analiza la función de la paternidad en los umbrales del siglo XXI y la necesidad de la presencia paterna para el desarrollo armonioso y equilibrado del niño. A lo largo del libro, el autor no se cansa de insistir en que ambos progenitores son indispensables, las funciones paternas tienen una importancia vital en la evolución infantil y los hombres cuentan con todas las cualidades necesarias para criar a un niño. Madre y padre tienen funciones que cumplir, dichas funciones son complementarias y ninguno puede faltar o distanciarse sin perjudicar el equilibrio que los hijos necesitan para crecer. “En el tercer milenio -afirma-, el cuidado de los cachorros es una tarea a compartir en pareja, el padre debe ocupar su lugar; que es igual al de la madre, pero diferente.”
En su prólogo, el autor declara como intención de su trabajo “reivindicar el lugar del padre en la crianza de sus hijos, mostrar la necesidad que esos hijos tienen de su progenitor masculino, la importancia vital de las funciones paternas y cómo los varones cuentan con todo lo que se necesita para coparticipar en la crianza de un niño”. Y se advierte que el libro, más que resultado de estudios estadísticos -que también se han tenido en cuenta-, es “producto de la observación directa de los daños que produce la ausencia del padre”. Especialmente emblemático es el título del capítulo I, con que nos encontramos nada más abrir el volumen: “Los hijos no son propiedad exclusiva de las madres”.
Si por algo se caracteriza la obra es por su objetividad y ecuanimidad, a resguardo de cualquier parcialidad o prejuicio a favor de uno u otro sexo. “Si usted desea sacar provecho de esta obra -advierte el autor- no busque aquí la reivindicación de su historia personal, ni la condena generalizada a todos los hombres o a todas las mujeres. No se trata de culpar o disculpar, sino de tomar conciencia de quiénes son responsables de los niños.” Sencillamente, el autor analiza los problemas resultantes de la ausencia del padre y trata de buscarles soluciones dictadas por la comprensión y el amor a los hijos. Pero no se deja arrastrar por los prejuicios y falsos dogmas de nuestro tiempo que, especialmente en los casos de separación y divorcio, consideran indispensable la presencia de la madre y superflua la del padre. En el capítulo que, con autorización del autor, presentamos en esta página se insiste especialmente en la condena de ese prejuicio y sus nefastas consecuencias. Enlaces de referencia:
 Capítulo VI del libro “Ser padres en el tercer milenio”
 Página de promoción del libro “Ser padres en el tercer milenio”, con comentarios, recortes de prensa, una extensa bibliografía, un foro, etc.: http://serpadre.org
DAPHNE PATAI
Profesora de literatura comparada y estudios de la mujer en la Universidad de Massachusetts, Daphne Patai es autora del libro Heterophobia: Sexual Harassment and the Future of Feminism [“Heterofobia: el acoso sexual y el futuro del feminismo”], que en el momento de su publicación, en 1999, causó gran impacto por ser el primer libro dedicado a analizar críticamente la gran cruzada feminista contra el acoso sexual. Patai, feminista convencida e incluso, en otro tiempo, feminista a ultranza, muestra en ese libro su consternación ante el campo de batalla en que, gracias a la ideología feminista imperante, se han convertido las relaciones humanas. En un texto para la prensa, Daphne Patai resume así la finalidad de su libro:
“Mi objetivo al escribir Heterofobia ha sido triple: 1) exponer el funcionamiento de la industria del acoso sexual mediante un análisis detallado de su desarrollo y sus reivindicaciones, con especial atención a los casos basados en acusaciones frívolas o falsas, que esa industria trata como insignificantes en número e importancia; 2) demostrar que existe un antagonismo feminista contra la heterosexualidad, puesto de manifiesto en las obras de numerosas e importantes investigadoras y
profesoras feministas, y que ese antagonismo, plasmado en una legislación sobre acoso sexual, se ha abierto camino en los centros de enseñanza y los lugares de trabajo; y 3) demostrar que el resultado es un deterioro de la libertad de expresión y asociación, a medida que un clima de miedo, sospecha y vigilancia empaña las relaciones entre hombres y mujeres.” En su libro, Patai reconoce que el acoso sexual, definido como comportamiento sexual coercitivo o abusivo en el lugar de trabajo, es un fenómeno real, subsiguiente a la incorporación masiva de la mujer al mundo laboral, y requiere un tratamiento legal. El problema es que, desde el principio, el concepto se amplió hasta abarcar no sólo la extorsión o la agresión sexual, sino cualquier manifestación abierta de la sexualidad masculina que pudiese incomodar a algunas mujeres. En opinión de Patai, “la experiencia del interés sexual y del galanteo es parte ordinaria de la vida humana y, si bien las “atenciones sexuales inoportunas” pueden resultar molestas a veces, la única forma de inhibirlas es crear un irrespirable clima de represión e intolerancia. En realidad, ese clima ya se ha creado.
En particular, menciona como casos especialmente escandalosos los que tienen lugar en las universidades estadounidenses y sus aulas impregnadas de la ideología feminista más intolerante. La autora relata historias de profesores cuyas carreras se han visto arruinadas y cuyas vidas han sido devastadas por acusaciones triviales o imaginarias de acoso sexual o “intimidación” (otro de los comodines feministas). Los procedimientos emprendidos contra ellos en virtud de acusaciones infundadas y nunca probadas pueden durar años, con el consiguiente deterioro personal y profesional de los acusados. Incluso aunque estos resulten finalmente exonerados, nadie podrá devolverles su reputación intacta ni las cuantiosas sumas gastadas en abogados, mientras que los funcionarios que presidieron la caza de brujas prosiguen imperturbables sus carreras.
En su libro, Patai define ese entorno como la “industria del acoso sexual”, cuyo punto de partida son las guías utilizadas en los campus universitarios para gestionar tal acoso. En ellas no se hace distinción entre ofensas triviales y serias, se considera que las mujeres están indefensas ante los hombres y cualquier acusación equivale, de antemano, a un veredicto de culpabilidad.
La falta de pruebas es, ciertamente, un inconveniente molesto, pero se evita con el kafkiano recurso de depositar acusaciones no probadas en sobres cerrados que pueden abrirse en caso de futuras quejas contra la misma persona. En el fondo, la lucha contra el acoso sexual se ha convertido en una guerra contra los hombres, concluye la autora. Y añade: “…La crítica feminista de las instituciones patriarcales ha derivado hacia una animadversión real, visceral y aterradora hacia los hombres y la consiguiente intolerancia hacia las mujeres que insisten en colaborar con ellos. […]
Las más destacadas feministas heterosexuales suelen plantear el potencial conflicto entre su feminismo y su heterosexualidad con el tono de quien pide excusas”. En esa guerra también participan, con redoblado ardor y convicción, los feministas del género masculino, y la autora dedica una sección de su libro a describir el contorsionismo intelectual a que se libran muchos de ellos para hacer compatible su condición biológica con su militancia, como por ejemplo el joven que se esfuerza por ser asexual ya que, fiel a su credo feminista ultraortodoxo, considera que todos los actos sexuales, incluidos los homosexuales y la masturbación, están “contaminados por valores patriarcales”. Al igual que otros muchos autores que han criticado el extremismo feminista, Patai señala que éste es malo para el propio feminismo -que únicamente reclama la igualdad y la dignidad para la mujer- y perjudicial para los hombres y las mujeres no feministas. La autora, que profesa una auténtica simpatía hacia los hombres y da muestras de un profundo respeto por la humanidad común de hombres y mujeres, propone el siguiente ejercicio mental: imagínense ahora que los hombres empezasen a exigir protección contra el “acoso psicológico” ejercido por las mujeres contra ellos…
En el libro Professing Feminism: Cautionary Tales from the Strange World of Women’s Studies (1994), escrito en colaboración con Noretta Koertge, las autoras defienden sin reservas lo que consideran como verdadera meta del feminismo tradicional -la plena igualdad de hombres y mujeres en los terrenos público y privado-, al tiempo que describen el asfixiante ambiente de las universidades y escuelas superiores estadounidenses, ensombrecido por el pensamiento único y políticamente correcto del feminismo a ultranza.
El libro se centra, en particular, en los programas de estudios sobre la mujer y en sus páginas se recogen 30 testimonios del profesorado feminista y su alumnado. Con frecuencia, las personas entrevistadas piden que se mantenga su anonimato, lo que, a juicio de las autoras del libro, “refleja algunos de los problemas que el libro trata de analizar: la tendencia del feminismo a impedir el debate abierto y crear una atmósfera en que disentir se considera una traición”. Lo intolerable, según las autoras, que también empezaron con entusiasmo ese tipo de estudios y acabaron desilusionadas, es el clima intensamente personal que prevalece en la mayoría de las aulas, donde no sólo cuentan las opiniones, sino también la identidad personal de cada uno.
Así, las mujeres heterosexuales son indirectamente acusadas de “dormir con el enemigo”, y las alumnas que moldean su cabello, depilan sus piernas, se aplican maquillaje o llevan tacones altos son censuradas por haber “internalizado el patriarcado” y haberse degradado voluntariamente hasta convertirse en objetos del deseo varonil. Según las alumnas, algunas profesoras les aseguran que, al término del curso, todas serán homosexuales.
En cuanto a los raros varones con valor suficiente para asistir a los cursos sobre estudios de la mujer, se enfrentan a un ambiente de hostilidad que, con frecuencia, los obliga a abandonar; los que persisten, o bien guardan total silencio durante la clase o bien repiten sin cesar las fórmulas más radicales, en un desesperado intento por exhibir sus credenciales feministas.
Uno de los aspectos que Patai y Koertge consideran más perniciosos es la omnipresente teoría del construccionismo social, según el cual, la mayoría de los conceptos que la gente considera naturales, reales u objetivos son, en realidad, construcciones sociales. En aplicación de esa hipótesis, las feminista radicales insisten, por ejemplo, en que las enseñanzas científicas, más que intentos de describir el mundo natural, son de hecho mitos construidos culturalmente y profundamente arraigados en los principios de una cultura machista. Así, en lugar de valorar positivamente los estudios de biología, física y química, se enseña a los estudiantes a “desmitificar” la ciencia occidental. Quizás la tesis central del libro pueda resumirse en las palabras de una de las alumnas entrevistadas: “Sigo siendo feminista, pero estas enseñanzas no tienen nada que ver con el feminismo. Acudí en busca de algunas respuestas, y lo que he encontrado es la misma vieja lucha por el poder y la dominación.” Enlaces de interés:
 The War on Heterosexuality: A Review of Daphne Patai’s Heterophobia (reseña de Brian Carnell)
 Bad Will Toward Men (reseña de Cathy Young en la revista Reason)
 Reseña de Heterophobia en The Washington Times
 Politicizing the Personal (artículo de Daphne Patai)
 What price utopia? (artículo de Daphne Patai)
 Reply to Christine Littleton (carta de Daphne Patai)
 Domestic tranquility (reseña del libro del libro de C. Graglia, por Daphne Patai)
 Professing Feminism: Cautionary Tales from the Strange World of Women’s Studies (1994) (reseña de Henry Gonshack). Otra reseña.
WENDY DENNIS.
Periodista y escritora canadiense, colaboradora de Toronto Life, The Globe and Mail, TV Guide, Cosmopolitan, Flare y otras publicaciones del Canadá. Es autora del libro “Divorce from Hell” [“El infierno del divorcio”], en que relata la experiencia “infernal” del divorcio de Ben, su compañero, atrapado por la industria del divorcio en sus engranajes y enfrentado a una guerra sin cuartel contra su ex mujer. Wendy Dennis se limita a contarnos las atrocidades de esa guerra, en la que es corresponsal de primera línea.
Nos habla de procedimientos judiciales, de medidas adoptadas, de jueces, de abogados, de expertos… y de sus escalofriantes honorarios. Nos habla de dos niñas en las que esta guerra atizada por las instituciones despierta lamentables instintos de supervivencia y egoísmo; niñas a las que el sistema acaba convirtiendo en fiscales… contra su padre. Las situaciones que Dennis nos describe apenas requieren comentarios por parte de la autora, son bastante elocuentes por sí solas, como por ejemplo la siguiente:
“El Dr. Goldstein [psicólogo adscrito al tribunal] escuchó con gran atención, tomó notas e hizo
algunas preguntas. Como parte de la evaluación, dijo, deseaba ver a cada uno de los padres con los niños en un McDonald’s, para observar las relaciones familiares. Así que, un día, hacia las cuatro de la tarde, allí estábamos todos, bajo los arcos dorados, devorando McNuggets de pollo y patatas fritas, mientras un psiquiatra, cuyo dictamen determinaría los aspectos más decisivos de nuestro futuro, permanecía sentado a nuestro lado y nos observaba en silencio.”
Páginas le lectura asfixiante en la que sólo cabe una sensación de alivio: la sensación de que las cosas siempre pueden ser peores.
Si las primeras páginas son de rabia y lucha, las últimas son de profunda tristeza: la inculcación maliciosa y la separación forzosa han hecho efecto en las niñas. Cuando, tras años de ausencia forzosa, Ben consigue averiguar en qué colegio estudian sus hijas y, al salir del despacho del director, casi tropieza con la mayor de ellas, ya adolescente, la reacción de la hija es… pasar de largo.
El libro, inicialmente publicado como reportaje abreviado en Toronto Life, puede ahora descargarse gratuitamente en línea, en la siguiente dirección: www.razberry.com/raz/divorced/dennis.htm
KAREN LEHRMAN
Es autora del libro The Lipstick Proviso: Women, Sex and Power in the Real World [La cláusula del lápiz de labios: mujeres, sexo y poder en el mundo real] (1997), en el que explica la urgente necesidad de que las teorías feministas se adapten a la realidad contemporánea. Lehrman señala que las mujeres han realizado más progresos en los últimos 30 años que en los tres siglos anteriores y asegura que ha pasado ya la hora de seguir quejándose. “Ahora que la sociedad ha empezado, por fin, a tratar a las mujeres como adultos, ellas deben comportarse como adultos”, escribe.
Insiste en que las coléricas feministas actuales pertenecen a la primera generación de mujeres que han tenido acceso a todas las opciones sociales y profesionales, y que el feminismo comete un craso error cuando pretende que la igualdad de oportunidades debe ir seguida necesariamente de una igualdad de resultados, “contando a las mujeres como si fueran guisantes o, lo que es peor, estableciendo cuotas para ellas”. Las mujeres no están obligadas a ocupar el 50% de los puestos de máxima influencia empresarial o política, ya que esos resultados dependen de sus preferencias y decisiones personales.
Por ejemplo, sólo el 14% de las mujeres que ocupan puestos de gestión de nivel medio se declaran interesadas en alcanzar altos puestos ejecutivos, frente al 45% de los hombres. Muchas mujeres optan por profesiones más gratificantes para ellas, aunque estén peor pagadas (por ejemplo, derecho de familia en lugar de derecho empresarial).
Lehrman repudia la tendencia feminista que ensalza la maternidad sin pareja y antepone el interés de la madre al del niño, ya que los niños necesitan un padre y una madre, y cita cifras sobre los trastornos mentales y disfunciones del comportamiento experimentados por los niños de familias monoparentales.
“Nada de lo ocurra en la vida futura de esos niños -sexismo, racismo o cualquier otra situación- les afectará tanto como una función materna mal ejercida”, afirma. RESEÑAS:
 Author challenges feminism to update for ‘the real world’ (texto de Donna Laframboise)
 Oppressed by Liberation (texto de Laura Miller)
 Lipstick Traces (texto de Cathy Young)
EDUARDO JOSÉ CÁRDENAS (LA OPINIÓN DE UN JUEZ)
ABC de los padres separados.- Interesante artículo (en español) del Dr. Eduardo José Cárdenas, publicado en “Legalmania.com”, revista digital creada por un grupo de abogados argentinos. El autor ejerció como juez de familia durante veinte años.
En este artículo hace una exposición ecuánime y ponderada de la problemática resultante del divorcio, con especial atención a su infuencia en los menores.
“Los padres podrán dejar de vivir juntos, pero siguen siendo padres para siempre”, es la frase con que se abre el artículo, sencillo, directo, sin tecnicismos innecesarios. Quizás, por debajo de su objetividad e imparcialidad generales, se deje sentir cierta leve actitud proteccionista hacia la mujer y ciertos resabios heredados de la práctica profesional, como por ejemplo la referencia a la fortuna de los padres, y no estrictamente a las necesidades de los hijos, como criterio para calcular las pensiones alimenticias de éstos, con el consiguiente riesgo de “enriquecimiento” del progenitor custodio a costa de la pensión del hijo. Pero, al margen de esas pequeñas salvedades, el artículo rebosa equilibrio y buen sentido.
El abuso de la denuncia de abuso.- Otro interesante artículo del Dr. Cárdenas, cuya versión digital podemos consultar en la página de la asociación argentina APADESHI. En él se analizan las causas del descrédito en que han caído las denuncias de abuso sexual intrafamiliar, debido sobre todo al uso abusivo que se ha hecho de esas denuncias en situaciones de separación o divorcio destructivos. Como resumen del problema de fondo, podemos citar las conclusiones del Sexto Simposio Anual de Psicología Forense (Las Vegas, marzo de 1990):
“Un pequeño número de padres en batallas por custodia o controversias sobre visitas han explotado la epidemia de abuso sexual, utilizando dichos argumentos para promover sus propios intereses a costa de sus hijos y de su ex esposo. Los argumentos se han tornado una forma de éxito seguro para obtener la atención del juez y cortas las visitas”. El Dr. Cárdenas destaca, a modo de conclusión, que “el 77% de los casos de abuso sexual relacionados con divorcios que llegan al Programa de Sexualidad Humana en la Universidad de Minesota han resultado ser casos fraudulentos”. Por todo ello, el Dr. Cárdenas señala que el objetivo de su artículo es “defender la validez y utilidad de la denuncia de abuso sexual intrafamiliar. Y especificar cómo deben manejarse estas denuncias para que no caigan en descrédito, como está ocurriendo.”
ABC de los padres separados cuando se forma una nueva pareja.- Nuevo artículo del Dr. Cárdenas, publicado en la revista “Legalmania”. La nueva unión de una madre o un padre separado puede ser enriquecedora, pero trae conflictos. Hoy en día es corriente que una mujer o un hombre separado y con hijos forme una nueva unión. Esto puede ser fuente de aprendizaje para todos: el padre, la madre, sus hijos, la nueva pareja y los hijos de la nueva unión, si los hay. Pero por lo general, lo primero en aparecer son las dificultades. Mantener aunque sea un mínimo contacto entre los padres separados y una buena comunicación entre los miembros de la “nueva familia” conducirá a futuras satisfacciones cuando los hijos sean más independientes en sus relaciones con los padres y con los padrastros: el tiempo y la madurez trae también muchos cambios. Eduardo José Cárdenas es asimismo autor de libros como “Familias en crisis” (1992) o “La mediación en conflictos familiares” (1998). Enlaces interesantes:
 http://www.legalmania.com.ar/derecho/fundacion_retono_abc.htm
 http://www.geocities.com/papahijo2000/noti17.html
MARTIN S. FIEBERT
Profesor del Departamento de Psicología de la Universidad del Estado de California, y autor del estudio REFERENCES EXAMINING ASSAULTS BY WOMEN ON THEIR SPOUSES OR MALE PARTNERS: AN ANNOTATED BIBLIOGRAPHY (“Referencias en que se examinan las agresiones de mujeres a sus cónyuges o parejas masculinas: bibliografía anotada”).
En el estudio mencionado, publicado en 1997, se facilitan los datos, cifras y conclusiones resultantes de 95 investigaciones especializadas, 79 estudios empíricos y 16 exámenes o análisis que demuestran que las mujeres son tan agresivas físicamente, o más, que los hombres en sus relaciones conyugales o de pareja. El tamaño de la muestra global de los estudios analizados sobrepasa los 72.000 casos, lo que unido a la disparidad de su procedencia, dice bastante a favor de la fiabilidad de los resultados.
 El estudio completo original puede consultarse (en inglés) en la dirección http://www.csulb.edu/~mfiebert/assault.htm (recopilación de las diferentes investigaciones en que se ha basado y sus resultados).
 La traducción al español que presentamos aquí ha sido realizada por la Asociación de Padres y Madres Separados Canaletas-Alhambra (Granada), con mejoras de edición introducidas en la página de la iniciativa “Padres e Hijos” (http://www.arrakis.es/~ajmm/), a quienes expresamos nuestro agradecimiento.

BIBLIOGRAFÍA INCOMPLETA

Crítica del feminismo:

* Dmitri Bilgere. Beyond the Blame Game

* Danielle Crittenden What Our Mothers Didn’t Tell Us: Why Happiness Eludes the Modern Woman

* Rene Denfeld The New Victorians : A Young Woman’s Challenge to the Old Feminist Order

* Elizabeth Fox-Genovese Feminism Is Not the Story of My Life : How Today’s Feminist Elite Has Lost Touch With the Real Concerns of Women

* Maureen Freely What about us? An open letter to the mothers feminism forgot.

* John Gordon. The Myth of the Monstrous Male and Other Feminist Fables

* Rita James Simon Neither Victim Nor Enemy : Women’s Freedom Network Looks at Gender in America

* Ellen R. Klein. Feminism Under Fire

* Neil Lyndon. No more sex war: The failures of feminism.

* Daphne Patai, Noretta Koertge. Professing Feminism: Cautionary Tales from the Strange World of Women’s Studies

* Daphne Patai, Heterophobia: Sexual Harassment and the Future of Feminism

* Melanie Phillips. The Sex Change Society: Feminised Britain and the Neutered Male

* Katie Roiphe. The Morning After : Sex, Fear, and Feminism

* Christina Hoff Sommers. Who Stole Feminism? : How Women Have Betrayed Women

* Cathy Young. Ceasefire! : Why Women and Men Must Join Forces to Achieve True Equality

* Dale O’Leary, The gender agenda

* Donna Laframboise, The Princess at the Window: A New Gender Morality

* Pablo Mirell, El hembrismo, sumidero de desdichas

* Karen Lehrman, The Lipstick Proviso: Women, Sex and Power in the Real World

* Christine Stolba y Diana Furchtgott-Roth, The Feminist Dilemma: When Success Is Not Enough

* Frank Writer, When The She-Wolf Wore Lamb’s Clothing/Feminism? Euphemism for Hedonism

* Nicholas Davidson, The Failure of Feminism

* Nicholas Davidson, Gender Sanity

* Cynthia Eller, The Myth of Matriarchal Prehistory : Why an invented past will not give women a future

* Rich Zubaty, Surviving the Feminization of America :How to Keep Women from Ruining Your Life

* Peter Zohrab, Sex, Lies and Feminism

Mitos y falacias de la guerra de sexos:

* Asa Baber. Naked at Gender Gap : A Man’s View of the War Between the Sexes

* Warren Farrell. Why Men Are the Way They Are

* Warren Farrell. Women Can’t Hear What Men Don’t Say : Destroying Myths, Creating Love

* Warren Farrell. Myth of Male Power

* Matthew Fitzgerald. Sex-Ploytation

* Herb Goldberg. The Hazards of Being Male

* Christopher Harding Wingspan : Inside the Men’s Movement

* Jack Kammer. Good Will Toward Men.

* Jack Kammer. If Men Have All The Power How Come Women Make The Rules. (disponible online)

* Andrew Kimbrell. The Masculine Mystique: The Politics of Masculinity

* Alan Millard. Equality : A Man’s Claim : The Equality Issue from the Male Perspective, and an Ethical Society’s Viewpoint

* Lauran Paine. Man Things : Equal Time for Men

* Roy U. Schenk The Other Side of the Coin: Causes and Consequences of Male Oppression

* Roy U. Schenk, Ph.D.We’ve Been Had

* Roy U. Schenk, Ph.D. On Sex and Gender

* David Thomas. Not guilty: In defense of the modern man

* Lionel Tiger. The Decline of Males

* Esther Vilar. The manipulated man

* Rich Zubaty. Surviving the Feminization of America : How to Keep Women from Ruining Your Life

* Sanford Braver, Divorced Dads: Shattering the Myths

* Erin Pizzey, J.R.Shackleton y Peter Urwin, Women or Men – Who Are the Victims?

* Paul Nathanson y Katherine K. Young, Spreading Misandry:The Teaching of Contempt for Men in Popular Culture (octubre 2001)

Divorcio y derechos del padre:

* David Blankenhorn. Fatherless America : Confronting Our Most Urgent Social Problem

* Sanford L. Braver, Diane O’Connell Divorced Dads : Shattering the Myths

* David Knox, Kermit Leggett Divorced Dad’s Survival Book

* Ross D. Parke, Armin A. Brott. Throwaway Dads: The Myths and Barriers That Keep Men from Being the Fathers They Want to Be

* Décoret Bruno, Pères séparés, pères tout de même.

* Jean-Jacques Goldmann, Alain Etchegoyen, Les pères ont des enfants.

* Décoret Bruno, Les pères dépossédés: Le père, L’enfant et le Divorce.

* Neyrand Gérard, L’enfant, la mère et la question du père. * Sullerot Evelyne, Quels pères? Quels fils? (El nuevo padre).

* Naouri Aldo, Une place pour le père.

* Serge Prengel, Still a Dad: the divorced father’s journey

* Wendy Dennis, “The Divorce from Hell”

* Howard S. Schwartz, The Sin of the Father

* Jorge Luis Ferrari, Ser padres en el tercer milenio

* K.C., Where’s Daddy: The Mythologies behind Custody-Access-Support

* Karin Jäckel, Ein Vater gibt nicht auf [The Secondhand Man]

* Jennifer Hamer, What It Means to Be Daddy (2001)

* Christiane Olivier, Petit livre à l’usage des pères

* Christiane Olivier, Le Fils d’Oreste, ou la question du père

* Bernard Fillaire, La douleur des pères

* Irène Thery, Le démariage

* David Blankenhorn, Fatherless America Divorcio y derechos del niño:

* Méjean Franck. Ces pères divorcés de leurs enfants.

* Castelain-Meunier Christine. Cramponnez-vous les pères : les hommes face à leurs femmes.

* De Vogüé Guy, Ricard E. L’enfant a droit à son père.

* Sullerot Evelyne, Le grand remue-ménage (la crise de la famille).

* Fillaire Bernard, La douleur des pères, un enfant a droit à ses deux parents.

* Bonnet Michel, Des enfants et des lucioles, il était une fois une Convention.

* Guy Corneau, Père manquant, fils manqué: Que sont les hommes devenus?

* Bouillon Martine, Viol d’anges Pédophilie: un magistrat contre la loi du silence.

* Dumas Didier, Sans père et sans parole.

* Dr. Richard A. Gardner, “Parental Alienation Syndrome”, “Child Custody Litigation”, “Boys and Girls book about Divorce”,Family Evaluation in Child Custody Mediation, Arbitration, and Litigation”, “Testifying In Court – A Guide for Mental Health Professionals” (http://www.rgardner.com)

* Dr. Douglas Darnall, “Divorce Casualties: Protecting Your Children From Parental Alienation” (http://www.parentalalienation.com)

* Isolina Ricci, Mom House, Dad House: Making Shared Custody to Work

* Alejandra Vallejo Nájera, Hijos de padres separados

* Karin Jäckel, Deutschland frisst seine Kinder — Familien heute: Ausgebeuted – ausgebrannt, [Alemania devora a sus hijos]

* Guigue, A dans quinze jours

* Robert Dupon, Papa, j’ai besoin de toi

* José Manuel Aguilar Cuenca: Sindrome de Alienación Parental.

* Francisco Serrano:  Un divorcio sin traumas

Discriminación laboral y profesional:

* Christine Stolba y Diana Furchtgott-Roth, Women’s Figures; The Economic Progress of Women in America

* Patricia Haussman, Plenty of Nonsense

* Patricia Haussman, Confession Without Guilt?

Violencia doméstica y acoso sexual:

* John Fekete. Moral Panic : Biopolitics Rising (Food for Thought)

* Daphne Patai. Heterophobia : Sexual Harassment and the Future of Feminism (American Intellectual Culture)

* Joan Kennedy Taylor What to Do When You Don’t Want to Call the Cops : A Non-Adversarial Approach to Sexual Harassment

* Philip W. Cook Abused Men: The Hidden Side of Domestic Violence

* Rene Denfeld. Kill the Body, the Head Will Fall : A Closer Look at Women, Violence, and Aggression

* Kate Fillion, Lip Service : The Myth of Female Virtue in Love, Sex, and Friendship.

* Alix Kirsta, Deadlier than the male: Violence and agresssion in women.

* Alice Myers, Sarah Wight, No Angels: Women Who Commit Violence.

* Patricia Pearson, When She Was Bad; Violent Women & the Myth of Innocence

* Patricia Pearson, When She Was Bad : How and Why Women Get Away With Murder

* Erin Pizzey. Prone to violence.

* Anson Shure, William A. Stacey and Lonnie Hazelwood, Violent men, violent couples: The Dynamics of Domestic Violence

* Garth Fletcher, The New Science of Intimate Relationships (Blackwell, 2002)

Autoayuda

* Romano Battaglia. El buscador de sueños.
* Rosemary Altea. El orgullo del espíritu
* Sergio Bambarén. El guardián de la luz
* Carolina Myss. El poder invisible en acción.
* Richard Bach. El puente hacia el infinito
* Corine Sombrun. Aprendiza de chamán
* Deepark Chopra. Almas gemelas
* Joan Anderson. Un año junto al mar
* Marlo Morgan. Las voces del desierto.
* Ramiro Calle. La claridad interior.
* James Redfield. Las nueve revelaciones
* Joan Brady. Dios vuelve en una Harley
* Nathaniel Branden. Como mejorar su autoestima
* Allen Carr. Es fácil dejar de fumar, si sabes cómo.
* Dr. Joan Corbella Roig. Vivir sin miedo
Educación y psicología Infantil
* Dorothy Einon. Aprender desde muy pequeños.
* Lobby Purves. Como noeducar un hijo perfecto
* Mª. Luisa Ferrerós. Abrázame, mamá
* Hebe Leoón Gross. Conoce a tus hijos. Test de 0 a 3 años
* Helga Gürtler. Los niños necesitan normas
Psicología
 
* Dr. Anthony Pietropinto y Jacqueline Simenauer. El Mito masculino.
* Thea-Helene Fua. Cómo abordar el psicoanálisis.
* Luis Rojas marcos. Nuestra incierta vida anormal
* G. Janner. Cómo hablar en público
* Antonio Bolinches. El amor al segundo intento.
* María Jesús Álava Reyes. Emociones que hieren.
* Alejandra Vallejo-Nágera. La edad del pavo
* Dr. Charles Gellman. Cómo comprender la depresión.
* Marc. F. Fasteau. La máquina masculina
* B. Montoya Triviño. Psicopatología de la relación conyugal
* Jaume Bantulá Janot. Juegos motrices cooperativos
* Amando de Miguel. Hacían una pareja estupenda
* Covey Leadership Center. Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.
* Walter Riso. Los límites del amor
* Noelia Pinilla. Los test de la pareja.
Mediación
 
* John M. Haynes. La mediación en el divorcio
* Roger Fisher, Willian Ury y Bruce Patton. Sí… ¡de acuerdo!
* Linda R. Singer. Resolución de conflictos.
* Christian H. Godefrot y Luis Robert. Cómo negociar con éxito
* Fernando De Manuel Dasí. Técnicas de negociación
* G. Fernández de la Torriente. Cómo hablar correctamente en público
* Trininad Bernal Samper. La Mediación.
* Deborah M. Kolb. Los mediadores
* Brian muldoon. Mediación. El corazón del conflicto
* ALVAREZ, G.; Highton, E. y Jassan, E. Ediciones Depalma. Mediación y Justicia
* BALBI, R. y Crespo, María F. Capturando el futuro Formato, Buenos Aires 1998.
* BARREIRO Telma. Conflictos en el aula. Ediciones Novedades Educativas. Buenos Aires. Mayo 2000.
* BAZERMAN, M.A. y Neale. La negociación racional en un mundo irracional. Paidós Empresa. Bs. As.
* BODNAR, PABLO D. Manual de Mediación. Ed. La Cañada. Cba.2000.
* BODNAR, Pablo D. El Mediador en la Comunidad. Ed. La Cañada. Cba. 2001
* BRANDONI FLORENCIA; (compliadora) . Mediación Escolar. Propuestas, reflexiones y experiencias. Paidós Educador, Buenos Aires 1999.
* CONSTANTINO, C. Y Merchant, C. Diseño de sistemas para enfrentar conflictos. Granica.Barcelona. 1997.
* De Bono Edward .Seis Sombreros para pensar. Ediciones Granica.
* De Bono, Edward . El Pensamiento Lateral. Piados Empresa. Buenos Aires 1999.
* DIEZ Francisco, Tapia Gachi. Herramientas para trabajar en Mediación. Ediciones Piados Mediación. Buenos Aires 1999.
* ENTELMAN, Remo. Teoría del conflicto. Papeles de trabajo no editados. UBA. Bs.As.
* EQUIPO INTERDISCIPLINARIO CAPACITADOR EN MEDIACION EDUCATIVA: Material de apoyo de cursos de Mediación y Negociación. Trabajo no editado.
* ERTEL, Daniel. Negociación 2000 -Compilación- Ediciones Marta Edna Suarez. EUDEBA. Bs. As. Junio 1997.
* ESCUDERO MUñOZ. Modelos didácticos , Paidós, Buenos Aires 1997.
* Fernández, Isabel (1998). Prevención de la violencia y resolución de conflictos. El clima escolar como factor de calidad. Ed. Narcea.
* FILMUS, Daniel. Los condicionantes de la calidad educativa. Compilación. Ediciones Novedades Educativas. Bs. As. 1997.
* FONT BARROT, Alfred. Negociaciones. Entre la cooperación y el conflicto. Grijalbo.
* FRIGERIO y Poggi. Cara y ceca . actores, instituciones y conflictos. Troquel Educación. Bs. As. 1995
* GIRARD y Koch. Resolución de conflictos en las escuelas. Manual para educadores. Granica. Barcelona. 1997.
* Herrera, Diego (compilador). Conflicto y Convivencia en la Escuela. Perspectivas. IPC. Medellín, Colombia. Noviembre de 2001
* Herrera, Diego. Convivencia y Conflicto: Caminos para el aprendizaje en la Escuela. IPC. Medellín. Agosto de 2001
* IANNI y Perez. La convivencia en la escuela. Un hecho, una construcción. Hacia una modalidad diferente en el campo de la prevención. Paidós, Buenos Aires 1998.
* Jares, Xesús R. “Educación para la Paz”, Ministerio de Educación y Ciencia de Madrid.
* JOHNSON David y Jhonson Roger. Cómo reducir la violencia en las escuelas. Ediciones Paidos Educador.
* MARC, E. y Picard, D. La interacción social. Cultura, instituciones y comunicación. Paidós. Bs. As.
* MARTIN, M.A. y otros. Teoría y Técnica de Mediación y Conciliación. Introducción a la Resolución de Conflictos. Ediciones Interoceánicas S.A. Bs.As. 1995
* MARTíNEZ ZAMPA, DANIEL F. Tesis de la Maestría Interdisciplinaria en Administración y Resolución de Conflictos para la formación de negociadores y mediadores, U.N.N.E, Los conflictos en las instituciones Educativas: Hacia una nueva visión en la administración y resolución de conflictos en las instituciones Educativas. Resistencia, Chaco, Diciembre 1999. Trabajo no editado.
* MNOOKIN, Kolb, Rubin, Benjamin, y otros. Mediación. Una respuesta interdisciplinaria. Eudeba. Bs.As. 1997.-
* Munduate Jaca, L. y Martínez Riquelme, J. M. (1999). Negociación y conflicto. Ed. Pirámide.
* PORRO Bárbara, La Resolución de Conflictos en el aula. Ediciones Paidos Educador.
* POZNER, Pilar. El Directivo como gestor de los aprendizajes escolares. Aique. Bs. As. 1997
* ROSENBERG Marshall B., Comunicación no violenta.. Ediciones Urano. Buenos Aires.
* ROZENBLUM de Horowitz, Sara. Mediación en la escuela. Resolución de conflictos en el ámbito educativo adolescente. Aique. Bs. As. 1998.
* Sanín, Luciano (compilador). Convivencia Escolar: Enfoques y Experiencias. IPC – Paisa Joven. Medellín. 1998
* SEYMOUR y O’ Connor. Introducción a la P.N.L. Urano. Barcelona. 1995.
* SITNISKY, Mario. De la negociación. Ergonauta. Bs. As.
* Torrego, Juan Carlos (coord) Mediación de conflictos en instituciones Educativas. Narcea 2000.
* Ury, W. , Alcanzar la Paz. Ediciones Piados, Contextos.Buenos Aires 2000.
* Veiga R. , Lapidus R., Falconier M. ensayo de Mediación Educativa. Ediciones ISIP 1999.
* Acland , Andrew Floyer: Cómo utilizar la mediación para resolver conflictos en las organizaciones. Barcelona, Paidós, 1993.
* Anderson, Tom: El equipo reflexivo. Barcelona, Gedisa, 1994.
* Andolfi, Maurizio: Terapia familiar. Un enfoque interaccional. Buenos Aires, Paidós, 1984.
* Andolfi, Maurizio y otros: Detrás de la máscara familiar. Buenos Aires, Amorrortu. 1985
* Bateson, Gregory: Pasos hacia una ecología de la mente. Buenos Aires, Lolhé, 1976.
* Bateson, Gregory: Espíritu y naturaleza. Buenos Aires, Amorrortu, 1980.
* Bush Robert, y Folger, Joseph: The Promise of Mediation: Responding to Conflict through Empowerment and Recognition. San Francisco, Jossey Bass, 1994. Traducción en castellano Promesa de mediación. Buenos Aries, Granica, 1996.
* Bustelo Eliçabe-Urriol, Daniel J.: La mediación familiar interdisciplinaria. Madrid, BMS Ediciones S.L., 1995.
* Capra, Fritjof: El punto crucial. Ciencia, sociedad y cultura naciente. Buenos Aires, Troquel, 1996.
* Capra, Fritjof: El Tao de la física. Málaga. Editorial Sirio. S. A.Castoriadis, Cornelius: La institución imaginaria de la sociedad Vol. 1 Barcelona, TusQuets, 1993.
* Cobb, Sara y otra: La Neutralidad como práctica discursiva. La construcción y transformación de narrativas en la mediación en comunidades. Material bibliográfico del curso “Negociación y resolución de conflictos”, Universidad de California, Santa Bárbara, agosto – septiembre de 1995.
* Cobb, Sara: Una perspectiva narrativa de la mediación. hacia la materialización de la metáfora de “narración-de-historias” Material bibliográfico del curso “Negociación y resolución de conflictos”, Universidad de California, Santa Bárbara, agosto – septiembre de 1995.
* Cobb, Sara: Hacia un nuevo discurso para la mediación. Una crítica sobre la neutralidad. Material bibliográfico del curso “Negociación y resolución de conflictos”, Universidad de California, Santa Bárbara, agosto – septiembre de 1995.
* Derrida, Jacques: Márgenes de la Filosofía. Madrid, Cátedra, 1994.
* Epston, David: Extending the conversation. The Family Therapy Networker. Washington, Vol 18 no 6, noviembre-diciembre de 1994.
* Epston, David: Extending the conversation. The Family Therapy Networker. Washington, Vol 18 no 6, noviembre-diciembre de 1994.
* Fisher, Roger y otros: “Si, de acuerdo” como negociar sin ceder. Colombia, Norma, 12da reimpresión, 1994.
* Fisher, Roger: Más allá de Maquiavelo. Buenos Aires, Granica, 1996.
* Folberg, Jay y otra: Mediación. Resolución de conflictos sin litigio. México, Limusa, Noriega editores, 1992.
* Foucault, Michel: La verdad y las formas jurídicas. Barcelona, Gedisa, 1978.
* Foucault, Michel: Las palabras y las cosas. México, Siglo XXI, 1993.
* Foucault, Michel: Arqueología del saber. México, 15ta. edición, Siglo XXI, 1991.
* Foucault, Michel: Vigilar y castigar. Buenos Aires, Siglo XXI, 1989.
* Gergen, Kenneth: El yo saturado. Barcelona, Paidós, 1992.
* Gergen, Kenneth J.: El movimiento del construccionismo social en la psicología moderna. Sistemas Familiares Año 9 no 2, Buenos Aires, agosto de 1993.
* Gergen, Kenneth: La terapia como construcción social. Barcelona, Paidós, 1996.
* Gergen, Kenneth: Realidad y relaciones. Barcelona, Paidós, 1996.
* Goolishian, Harry: Diálogos sobre conversaciones terapéuticas. Entrevista. Sistemas Familiares. Año 7, no 1, Abril de 1991.
* Gottheil, Julio y otra: Mediación una transformación en la cultura. Buenos Aires, Paidós, 1996.
* Grover Duffy, Karen y otros: La mediación y sus contextos de aplicación. Barcelona, Paidós, 1996.
* Haynes, John M.: Fundamentos de la Mediación Familiar. Barcelona. Gaia. 1995.
* Highton, Elena, y  Álvarez, G.: Mediación para resolver conflictos. Buenos Aaires, Ad-Hoc, 1996.
* Kaslow, Florence W.: La Mediación en el divorcio y su impacto emocional en la pareja y sus hijos. Terapia Familiar, Revista no XV de agosto de 1986.
* Knapp, Mark: La comunicación no verbal. El cuerpo y el entorno. México, Paidós, 1995.
* Kolb, Deborah M y asociados Cuando hablar da resultado. Perfiles de mediadores. Buenos Aires, Paidós, 1996.
* Kressel, Kenneth y otros: The Settlemente-Orientation vs. the Problem-Solving Style in Custody Mediation” Journal of Social Issues no 50, Vol 1, New York, 1994.
* Kuhn, Thomas: La estructura de las revoluciones científicas. Posdata 1969. Buenos Aires. Fondo de Cultura Económica.
* Landow, George P. Hipertexto. La convergencia de la teoría crítica contemporánea y la tecnología. Barcelona, Paidós, 1996.
* Lipovetzky, Gilles: La era del vacío. Barcelona, Anagrama, 1995.
*Maturana, Humberto R. y Francisco Varela: Sistemas autopoiéticos. Una caracterización de la organización viviente. Buenos Aires, Cuadernos G.E.S.I. Nro. 4. Sociedad Científica Argentina. 1982.
* Maturana, Humberto y otro: El árbol del conocimiento. Madrid, Debate, 1980.
* Maturana, Humberto: Emociones y lenguaje en educación y política. Santiago de Chile, Hachette, 1991.
* Maturana, Humberto: Conferencia: Biología, cibernética y comunicación. Buenos Aires, mayo de1988.
* Minuchin, Salvador: Familias y terapia familiar. Barcelona, Granica, 1977.
* Minuchin, Salvador: Psychosomatic Family. “Famiglie psicomatiche” Roma, Astrolabio, 1980.
* Minuchin, Salvador y otro: “Técnicas de terapia familiar”. Barcelona, Paidós, 1984.
* Moore, Christopher: El proceso de Mediación. Buenos Aires, Granica, 1996.
* Morin, Edgar: Conferencias: “Epistemología de la Complejidad” y “La noción de Sujeto”. Buenos Aires en Interfas, 1992.
* Pakman, Marcelo: Edición de “Heinz von Foerster Las semillas de la cibernética” Barcelona, Gedisa, 1991.
* Pichon-Rivière, Enrique: El proceso creador. Del psicoanálisis a las Psicología Social III – Buenos Aires, Nueva Visión, 1987.
* Pichon-Rivière, Enrique: El proceso grupal I. Del Psicoanálisis a la Psicología Social. Buenos Aires, Nueva Visión, 1985.
* Quiroga, Ana P. de: Enfoques y perspectivas en Psicología Social. Buenos Aires, Ediciones 5, 1990.
* Singer, Linda R.: Resolución de conflictos. Barcelona, Paidós, 1996.
* Sluzki, Carlos: Transformation: A Blueprint for Narrative Changes in Therapy. Family Process, Vol.31, 1992.
* Sluzki, Carlos: Cibernética y terapia familiar. Una mapa mínimo. Sistemas Familiares. Año 3, no 2, Agosto de 1987.
* Sluzki, Carlos E. La red social. Frontera de la práctica sistémica. Barcelona, Gedisa, 1996.
* Suares, Marinés: Mediación. Conducción de disputas, comunicación y técnicas. Buenos Aires, Paidós, 1996.
* Suares, Marinés: La Reja de la Familia Ficha no 5 de Familia, Buenos Aires, Ediciones 5, y. La otra Mirada, 1995.
* Suares, Marinés. Monografía: Emergentes de apertura en psicodrama desde los nuevos paradigmas de la ciencia. Sin Publicar.
* Steinglass, Peter y otros: La familia alcohólica. Barcelona, Gedisa, 1989.
* Ury, William: Supere el no! Colombia, Norma, 1993.
* Ury, William Como resolver las disputas. Buenos Aires. Rubinzal – Culzoni, 1995.
* Von Foerster, Heinz: “Principios de autoorganización en un contexto socioadministrativo” en Las semillas de la cibernética. Barcelona, Gedisa, 1991.
* Von Glasersfeld, Ernst: “Introducción al constructivismo radical” en La Realidad inventada. Buenos Aires, Gedisa, 1988.
* Von Bertalanffy, Ludwig: Teoría general de los sistemas. Madrid, Fondo de Cultura Económica, 1980.
* Watzlawick, Paul y otros: Pragmatics of Human Comunication. W.W: Norton & Company 1967, Trad. cast. : Teoría de la comunicación humana. Barcelona, Herder Novena Edición, 1993.
* Watzlawick, Paul: Cambio. Barcelona, Herder, 1976.
* Watzlawick, Paul: El Lenguaje del cambio. Barcelona, Herder, 1980.
* Watzlawick, Paul: Es real la realidad. Barcelona, Herder, 1979.
* Watzlawick, Paul: (compilador) La Realidad Inventada. Buenos Aires, Gedisa, 1988.
* White, Michael: Guías para una terapia familiar sistémica. Barcelona, Gedisa, 1994.
* White, Michael y Epston, David: Medios narrativos para fines Terapéuticos. Barcelona, Paidós, 1993.